Encabezado

 

 

 

NOTICIAS


Difundir...

¿Cuáles son las diferencias entre la anorexia y la bulimia?

 

12/03/2018 - 17:00   

 

Existen diversos trastornos de la conducta alimentaria, que se catalogan como trastornos mentales. Normalmente conocemos los más comunes, pero, ¿sabemos en qué consisten realmente?

 

¿Cuáles son las diferencias entre la anorexia y la bulimia?

 

Hoy día, pasamos una gran parte de nuestro tiempo expuestos a los diferentes medios audiovisuales y a la publicidad. Ya sea mirando el móvil, el ordenador, la televisión o incluso cualquier cartel al pasar por la calle, estamos en contacto con ello. Muchos de nosotros tenemos a los grandes modelos de la televisión o la publicidad como máximos exponentes de la belleza, el éxito e incluso la felicidad. Y esto, es un gran problema.La visión que tenemos de nuestro propio cuerpo es trascendental.

Para que puedas darte cuenta de la influencia que los medios pueden tener sobre la imagen que tenemos de nosotros mismos, te contaremos un curioso caso. Como reflejaban en El País, hace más de 18 años, la llegada de la televisión a las remotas Islas Fiji tuvo un impacto inesperado. La científica Anne Becker realizó un estudio sobre la influencia de la televisión en las adolescentes de estas tierras, tan solo 38 meses después de la introducción de la televisión.

Su trabajo demostró que el 78% de las adolescentes se percibían más corpulentas y sentían la necesidad de perder peso. Antes de la llegada de los medios y de las series inglesas y estadounidenses que estas chicas podían ver en la televisión no existía esa percepción. Aunque en este caso el estudio se centró en el género femenino, el masculino no queda exento obviamente. Con esto pretendemos demostrar que la imagen que tenemos sobre nuestro físico puede cambiar, y esto, en algunos casos, puede acarrearnos problemas muy graves.

Anorexia, en busca de lo irreal

La anorexia, en concreto la anorexia nerviosa, es una enfermedad que para ser diagnosticada, debe cumplir una serie de requisitos. Según el DSM-5, principal manual para el diagnóstico de trastornos mentales, el sujeto que la sufre debe haber experimentado una pérdida significativa de peso, que puede llegar a ser extrema, como consecuencia de la decisión de adelgazar. Para ello, se deja de comer voluntariamente e incluso se utilizan métodos como los laxantes o la inducción del vómito.

Hagan lo que hagan, la distorsión no les dejará actuar

Es también común que exista una obsesión por el ejercicio físico y un intenso miedo a engordar, a pesar de que esa persona esté adelgazando. ¿Cómo pueden no darse cuenta? Tras estos comportamientos existe una grave alteración de la imagen corporal, que sobrevalora las dimensiones de su cuerpo y exagera su importancia. No importa lo mucho que hayan adelgazado, estas personas siempre se sentirán descontentas con su cuerpo.

Por supuesto, una conducta así conlleva unos graves problemas de salud. Además de la consiguiente delgadez, que en los casos más extremos requiere de una hospitalización urgente, y como apuntan desde la asociación National Eating Disorders (NEDA), pueden existir consecuencias muy diversas. Desde la deshidratación, la pérdida de cabello y los problemas en la piel hasta la pérdida de masa muscular, pasando por la desaparición de la menstruación en mujeres y los problemas óseos.

Bulimia, el arrepentimiento constante

En el caso de la bulimia, y siguiendo el mismo manual, hablamos de unos criterios distintos, por lo que podrás ver claramente las diferencias. Para que pueda diagnosticarse este trastorno deben haber existido episodios recurrentes de atracones, una característica muy importante en la bulimia. Hablamos grandes ingestas de alimentos durante un periodo muy corto de tiempo, superando lo que cualquier persona normal podría comer.

Episodios en los que se pierde totalmente el control

 

Durante el atracón, el sujeto pierde por completo el control, y no es capaz de parar. Además, también se llevan a cabo lo que conocemos como "conductas compensatorias", debido al arrepentimiento y el malestar. Los vómitos y el uso de laxantes son las más comunes. Por supuesto, todo está motivado por una excesiva preocupación por el peso, que lleva a estas personas a mentir incluso a sus familiares para no tener que comer.

Entonces, ¿dónde están las diferencias con la anorexia? En el caso de la bulimia no se produce una extrema bajada de peso, probablemente por los sucesivos y recurrentes atracones. Sin embargo, sí que se ve afectada la salud. Son comunes los daños en el aparato digestivo como resultado de los vómitos autoinducidos, rupturas gástricas y del esófago, inflamaciones, úlceras, etc.

Debemos conocerlos

Cuando hablamos de anorexia y de bulimia, hablamos de trastornos muy graves, que debemos conocer y entender. Aun después del tratamiento, tanto médico como psicológico, son muy comunes las recaídas, que en los casos más graves, pueden acabar en la muerte.

Por lo tanto, en el conocimiento puede estar la prevención. La educación juega un papel muy importante, y quizás haya que hablar más sobre un problema que es más real de lo que imaginas.

Volver