Encabezado

 

 

 

PREVENCIÓN

El primer paso es buscar reordenar el consumo de alimentos. Si no se activa la ingesta de nutrientes, nada se puede hacer, ya que el cerebro los necesita para restablecer sus funciones cognitivas y sobre todo la capacidad de atención que se ha perdido.

Al lograr que los pacientes anoréxicos o bulímicos consuman más cantidad de alimentos sin eliminarlos, la sensación de tristeza va cediendo lentamente. Las terapias de grupo son un gran acompañamiento, mientras un soporte multidisciplinario supervisa el avance y la mejoría. La presencia de los padres es fundamental para que el tratamiento funcione. La paciencia, fortaleza y afecto son determinantes para el éxito del proceso, no se puede hablar de curación antes de cuatro años de evolución. Las recaídas muchas veces son parte del camino de la recuperación. Para quienes padecen de estas enfermedades llegar al límite de la delgadez es un triunfo, por lo que modificar ese mensaje toma mucho tiempo. Cualquier comportamiento extraño relacionado con la alimentación esconde un trasfondo mental, no necesariamente asociado a la comida, ya que la anorexia y la bulimia tienen más que ver con la capacidad de aceptar, crecer y la responsabilidad con la vida. Las mentiras y vómitos esconden el miedo a crecer, para poder ser una niña protegida -o niño protegido- para siempre. Encerrarse en una burbuja de cristal no solo es irreal, sino peligroso. Ayudemos a los adolescentes a aceptarse y quererse como son evitando las comparaciones, que muchas veces son la sutil siembra de estos horrores de la mente.

 

EL PAPEL DE LA FAMILIA

La buena convivencia familiar dificulta la entrada a la Anorexia Nerviosa y a la Bulimia.

Cuando existe una forma sana de comunicarse y cada uno de los integrantes de la familia mantiene su rol, es más fácil comprenderse y respetarse. Cuando cada uno tiene su propio proyecto de vida y entre todos comparten metas comunes, es más sencillo preservar la salud. Si existen pocas reglas, pero claras y sencillas,a las que todos respetan, se vive en un clima de armonía. Pero sin duda, el elemento primordial que condiciona la calidad de vida es el afecto.

El amor que recibe de los padres es el alimento principal que posibilita el desarrollo armónico de una persona. Aprender a amar es un arte que debe cultivarse, un trabajo saludable que nos permite crecer. La solidaridad nos enriquece, pongámosla en práctica.

Formemos una familia con amor y respeto.

 

PREDIQUEMOS CON EL EJEMPLO

Si bien es cierto que cada individuo y cada familia tiene su propia escala de valores, existen principios éticos y morales que deben anteponerse a lo trivial o a las modas, al poder o al dinero. Debe existir un sentido de justicia y una idea abarcativa del bien en la que sustentemos nuestro proceder, nuestra forma de vivir.

Seamos en la vida un ejemplo para nuestros hijos.

 

LA HONESTIDAD

Seamos honestos con los demás, con nuestros hijos y con nosotros mismos.

Aprendamos a aceptar nuestros errores. Defendamos la verdad, no nos ocultemos detrás de una mentira. Por más difícil que sea la situación, seamos "honestos". La enfermedad no puede traspasar los umbrales de la honestidad.El que es honesto, no miente, no oculta síntomas y eso hace que la ayuda llegue antes, que la enfermedad no se instale.

La Honestidad es la llave de la prevención

 

LOS "NO" DE LA PREVENCIÓN

Tengamos en cuenta lo que no debemos hacer en casa para prevenir la Anorexia Nerviosa y la Bulimia.

NO a comer en soledad.

NO a las dietas de moda y sin control profesional

NO al mal humor y al capricho.

NO al aislamiento y a la soledad.

NO a la agresividad.

NO a los escándalos familiares.

NO  a la condescendencia.

NO a la doble personalidad.

NO  a la auto exigencia exagerada.

NO al perfeccionamiento absurdo.

NO a la comida, al cuerpo y a las calorías como tema de conversación.

NO a la hiperactividad.

NO  al uso de diuréticos, laxantes o pastillas para adelgazar.

NO a la automedicación.

NO a los productos dietéticos.

NO a los edulcorantes.

NO al abuso de café.

No al cigarrillo.

NO al alcohol.

NO a los caprichos con la comida.

NO al ayuno.

 

LOS "SI" DE LA PREVENCIÓN

Aquí puntualizaremos todo lo que en la vida diaria ayuda a prevenir la Anorexia Nerviosa o la Bulimia.

Lo que debemos practicar en casa:

SI a un proyecto de vida saludable.

SI a la comida como acto social.

SI a las actividades programadas.

SI al respeto mutuo, a la colaboración y a la integración grupal.

SI al compromiso mutuo o grupal.

SI a los límites.

SI al diálogo y la comunicación.

SI al respeto a la familia.

SI al buen modo y a la cordialidad.

SI al buen humor.

SI a la productividad y la creatividad.

SI al orden y cuidado de nuestro cuarto y de los espacios comunes de la casa.

SI a la puntualidad.

SI al progreso.

SI a la comida en familia.

SI a la sobremesa.

SI a la constancia y al esfuerzo diario.

SI al programa alimentario con responsabilidad

 

SI LA ENFERMEDAD NO SE TRATA

Tomemos conciencia, estamos frente a enfermedades graves, no dejemos que avancen.

Según la OMS, un 15% muere a causa de estas patologías.

Si aquellos que las padecen no se tratan...

* Pueden agravar su estado de salud.

* Pueden tener problemas con el colegio, con la familia y con la sociedad.

* Perderán su autoestima.

* Sobrevendrá el deterioro de la personalidad.

* No lograrán independencia y autosuficiencia.

* No obtendrán una inserción social adecuada.

* Reducirán su vida a un mundo pequeño.

* No lograrán ser individuos sanos y felices.

Estamos a tiempo, actuemos como agentes de salud.